El espárrago y el alcohol

04th diciembre, 2018

El espárrago o Asparagus officinalis, un vegetal que se consume ampliamente en todo el mundo, está siendo utilizado como complemento alimenticio a base de hierbas para el tratamiento de varias enfermedades. Aunque generalmente se ha utilizado durante años como un suplemento para el alivio de la resaca por alcohol, se sabe poco acerca de sus efectos sobre el metabolismo celular.

Varios estudios demuestran que la planta posee propiedades farmacológicas que incluyen la antifúngica (Shimoyamada y otros 1990), antimutagénica (Tang y Gao 2001), antiinflamatoria (Jang y otros 2004) y diurética (Schilcher y Rau 1988). Sus raíces y brotes están formados por flavonoides, oligosacáridos, derivados de aminoácidos y saponinas esteroides ( Huang y Kong 2006 ). Aunque las raíces y brotes de se consumen como verduras o incluso suplementos homeopáticos, las otras partes, como sus hojas, generalmente no se usan.

En un estudio para analizar los componentes de los brotes jóvenes y las hojas de espárragos y comparar sus propiedades bioquímicas, lo primero que se advirtió es que los contenidos de aminoácidos y minerales inorgánicos eran mucho más altos en las hojas que en los brotes, y además, el tratamiento de las células hepáticas humanas HepG2 con el extracto de la hoja suprimió más del 70% de la intensidad de la fluorescencia estimulada por peróxido de hidrógeno (un marcador de especies reactivas de oxígeno).

Las toxicidades celulares que se disparan inducidas por el etanol también se aliviaron significativamente en respuesta al tratamiento con extractos de la planta.

Sabemos desde hace tiempo que el hígado graso inducido puede ocurrir en respuesta al metabolismo del etanol (Grunnet y Kondrup 1986), y que el uso crónico de alcohol causa estrés oxidativo (DiLuzio y Hartman 1969) al inducir la producción de citocromo P-450E1 (CYP2E1) ( Wu y Cederbaum 1996 ).

Las actividades de 2 enzimas clave que metabolizan el etanol, la alcohol deshidrogenasa (ADH) y la aldehído deshidrogenasa (ALDH), aumentaron en más de 2 veces en respuesta al tratamiento con los extractos de hojas y brotes. De las dos principales enzimas metabolizadoras del etanol la ADH hepática es la principal enzima responsable de la oxidación del etanol, metaboliza el etanol en acetaldehído y luego una segunda enzima, la acetaldehído deshidrogenasa (ALDH), metaboliza el acetaldehído en acetato. En concentraciones altas, el acetaldehído causa efectos tóxicos como pulso rápido, sudoración, náuseas y vómitos ( Eriksson 2001). Por lo tanto, la eliminación rápida y eficiente del exceso de etanol y su metabolito, el acetaldehído, es importante para prevenir tales toxicidades en las células hepáticas, que son las principales responsables de la desintoxicación.

En su conjunto, estos resultados proporcionan evidencia bioquímica del método mediante el cual la Aspargus officinalis ejerce sus importantes funciones biológicas, incluido el alivio de la resaca por alcohol y la protección de las células hepáticas contra los ataques tóxicos. Además, los resultados de este estudio indicaron que las porciones de espárragos que normalmente se desechan, como las hojas, tienen un uso terapéutico más potente que los tallos. Además, se encontró que los extractos de espárragos ejercían potentes propiedades citoprotectoras, incluida una gran variedad de actividades antioxidantes en las células HepG2.

Por lo tanto, las hojas de A. officinalis , que normalmente se descartan, tienen el potencial para su uso en una terapia diseñada para proteger el hígado de varios insultos dañinos, entre ellos y de forma destacada los del etanol.

Dr. Ramón J. Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *